El sueño educativo y el espíritu que movió a Santa Paula Frassinetti,(Génova 1809-1882) fundadora de la Congregación de las Hermanas Doroteas trascendieron su propia vida transcurrida en la convulsionada Italia del siglo XIX porque, apoyada en su profunda fe y en su amor a Jesucristo, supo transmitir con convicción y entusiasmo, ese sueño y ese espíritu que siguen inspirando el modo de educar a muchos miles de niñas y niños, de jóvenes y adultos en diversas partes del mundo. Avilés es uno de ellos.

Porque tomó en serio la aventura de vivir,
porque descubrió que no hay mayor prueba de amor
que dar la vida hasta el fin,
porque entendió que la mayor gloria de Dios
es el mayor servicio a los hombres,
porque acepto continuar la misión de Jesucristo
con una adhesión incondicional
a la voluntad del Padre,
porque se fue abriendo al proyecto de Dios
presente y activo en la vida de los hombres,
porque amó a los niños, a los adolescentes , a los jóvenes
y a todos quiso servir
con sencillez,
porque fue generosa y audaz
suave y firme
humilde y fiel
atenta y decidida
testigo y apóstol,
Paula Frassinetti fue mujer de su tiempo.
Paula Frassinetti es mujer de hoy.