Adaptándonos a los nuevos tiempos, el colegio también está inmerso en un  proceso de revolución metodológica. Valoramos el trabajo cooperativo, pues potencia el encuentro entre nuestro alumnado, su interacción, aceptando y valorando sus diferencias, aportando cada uno sus propios talentos por el interés común. En fin, no basta el aprendizaje individual, sino que se pretende un aprendizaje cooperativo.

También hemos ido introduciéndonos en el concepto de inteligencias múltiples, diseñadas por el psicólogo e investigador estadounidense Howard Gardner. Cada alumno posee su propio ritmo de aprendizaje según sus propias capacidades, y la programación y desarrollo de las clases varía en función de estas.

Gardner, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011, define la inteligencia como una capacidad que no es innata e inamovible sino que puede ser desarrollada por medio de la estimulación. Las personas no nacen siendo inteligentes, vienen al mundo con distintas potencialidades. Su inteligencia es consecuencia de la suma de aquello disponible en la cultura que les rodea, el grado de motivación personal que alcanzan y la calidad de la enseñanza que reciben.

Gardner remarca que la brillantez en matemáticas o lengua, las inteligencias más favorecidas en el sistema educativo tradicional, no son suficientes para desenvolverse en la vida. Dicho de otro modo, puedes ser excelente en cálculo mental pero si no sabes cómo relacionarte con los demás, estarás limitado en tu carrera profesional y personal. Por ello, en el Colegio  trabajamos el desarrollo de todas las inteligencias para que el alumno pueda afrontar su futuro con los máximos recursos posibles.